Los alevines comienzan el partido algo “dormidos”, sin una buena circulación de balón y criterio a la hora de la toma de decisiones. Aún así el equipo se adelante en el marcador, con el marcador a favor y los peques más metidos en el partido, se empieza a disfrutar hasta conseguir buena profundización por bandas y amplitud en juego. La segunda parte un calco al final de la primera. Estos peques cada finde van a más y no tienen techo.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *